BHP inicia ambicioso plan en Escondida para sustituir el petróleo por gas natural

BHP inicia ambicioso plan en Escondida para sustituir el petróleo por gas natural

No sólo de negociaciones colectivas y disputas laborales vive Escondida, la faena de cobre privada más grande del mundo.

Esto porque su operadora, BHP está a punto de dar un importante paso en pos de la reducción de emisiones de gases en la gran minería.

La angloaustraliana lanzó hace un par de meses una licitación que le permitirá concretar un proyecto que en la propia firma catalogan como muy ambicioso. Este consiste en sustituir con gas natural el diésel que actualmente utilizan en instalaciones productivas y en algunos procesos térmicos de la faena.

La compañía está buscando un proveedor que realice el transporte de GNL (gas natural licuado) en camiones, sistema también conocido como “gasoducto virtual”.

Esta empresa también asumiría la instalación y operación de plantas satélite de regasificación (PSR) del hidrocarburo en la faena ubicada en Antofagasta, que BHP recibe en el terminal de GNL Mejillones y con el cual actualmente abastece la operación de la central termoeléctrica Kelar (517 MW), cuya operación comercial comenzó en enero.

En el mercado comentan que el proceso está avanzando y ya se firmaron los contratos de confidencialidad entre el área de abastecimiento de la minera, que lleva adelante la licitación, y las empresas que prestan estos servicios, las que a lo largo del tiempo se han incrementado.

Trascendió que operadores como Metrogas, Enel Generación Chile, Engie, Lipigas, Gasco y Engie Chile, que en marzo compró a la uruguaya Gas-stream (que opera servicios de transporte de GNL por tierra y PSR) estarían participando en el concurso.

Opción de larga data

La sustitución de los combustibles fósiles por alternativas de bajas emisiones como el gas natural es un tema del que se venía hablando hace años en la zona norte del país.

De hecho, esta posibilidad fue la que viabilizó en parte la construcción del terminal de regasificación de Mejillones, donde junto a Codelco y la entonces GDF Suez, que asumieron la inversión, participaron Collahuasi, Freeport McMoRan (El Abra) y BHP, grandes mineras que comprometieron servicios de almacenamiento y regasificación de largo plazo, lo que a su vez les permitió garantizar el derecho de uso de esa instalación.

“Tiene todo el sentido usar gas natural en faenas que estén cerca o no de un gasoducto porque está disponible la alternativa del abastecimiento a través de camiones, considerando que ya en la actualidad el combustible fósil líquido (diésel y gas licuado) lo reciben de esta misma forma, con lo cual el costo en logística sería similar al sustituir estos combustibles por gas natural”, comentó Jean-Michel Cabanés, gerente general de GNL Mejillones, controlada por Engie.

En septiembre de 2012 y tras sostener una disputa por la interpretación del alcance de los derechos de uso del recinto de tratamiento de GNL, BHP suscribió un nuevo contrato a 20 años plazo con GNL Mejillones para asegurar el abastecimiento de gas de la central Kelar, que está conectada directamente con el terminal por un gasoducto de 3 kilómetros de extensión.

Ese convenio tendría las holguras suficientes para la recepción del GNL que la minera requiere para abastecer las operaciones de la minera, que en su mayor parte corresponderían a procesos que requieren calor.

Aunque Cabanés declinó comentar respecto de capacidades, entre las firmas en competencia comentan que en estos momentos el recinto de Mejillones posee infraestructura -que inauguró en abril de 2016- para responder al menos en parte a los requerimientos diarios de carga de camiones que Escondida estableció en la licitación.

En el mercado comentan que de concretarse este proyecto, abriría las puertas del GNL móvil en el Norte Grande, sistema que ya tiene una importante presencia desde Coquimbo y hasta Los Lagos.

Anglo Sur revierte pérdidas y gana US$40 millones a marzo

El alza en el precio del cobre impulsó con fuerza los resultados de la principal operación minera Anglo American en Chile al primer trimestre de este año.

Según el reporte de Anglo American Sur, que integra Los Bronces, El Soldado y Chagres, en el período logró utilidades superiores a los US$ 40 millones, lo que representa un avance importante en comparación al mismo lapso de tiempo en el ejercicio anterior, donde presentó pérdidas que llegaron a los US$ 20 millones.

La principal razón de este cambio de tendencia se le atribuye al valor del metal, ya que el precio promedio entre ambos lapsos pasó de US$ 2,11 a US$ 2,64 por libra, lo que representa una variación de un 25%. Este factor permitió que, a pesar de que el nivel de producción de cobre cayó en casi 10.000 toneladas entre ambos periodos, la firma anglosudafricana presentó números azules.

Los ingresos en el período se redujeron en US$ 16 millones, totalizando US$ 414 millones.

Sin embargo, el ítem que tuvo un cambio más relevante fue el de los costos operacionales, equivalente a una mejora de 18% en comparación al primer trimestre del ejercicio anterior, pasando de US$ 411 millones, a US$ 338 millones, según se reportó a la SVS.

Un factor que influyó en la menor producción de la cuarta faena privada más grande del país fue el cierre temporal de su división El Soldado, que a pesar de ser menos relevante que Los Bronces, se mantuvo paralizada durante la mitad del primer trimestre. Esto, luego de que Sernageomin no aceptó el plan de modernización que busca extender la vida útil de la faena, decisión que fue revertida a mediados de abril.

En la empresa no emitieron declaraciones respecto a los resultados.

Diario Financiero