CEO de KGHM: Sierra Gorda ya está “bajo control”

CEO de KGHM: Sierra Gorda ya está “bajo control”

Tras sufrir una pérdida por más de US$ 2.500 millones en los últimos dos años, KGHM, la principal minera de Polonia, similar a lo que es Codelco, aunque a menor escala, está comenzando a ver la luz al final del túnel, según una entrevista concedida a Bloomberg. Y lo está haciendo gracias al repunte de su operación en Chile.

Sierra Gorda, su emblemática mina de cobre y principal responsable de las pérdidas, donde tiene 55% de la propiedad, registró por primera vez una ganancia operativa a marzo, la que alcanzó

US$ 43,1 millones, que se compara con la cifra negativa de US$ 6,3 millones del mismo período del año anterior, según lo informado a la SVS en Chile. De todos modos, la faena en Antofagasta tuvo una pérdida de US$ 64,7 millones a marzo, la que se compara con la de US$ 103,2 millones del primer trimestre de 2016.

El proyecto se encuentra ahora “bajo control”, dijo el director ejecutivo de la firma, Radoslaw Domagalski, quien lleva ocho meses en el cargo.

Sus planes consideran un acuerdo con Sumitomo Metal Mining para incrementar la producción en cerca de 50% a 140 mil toneladas de cobre anuales en los próximos años, manteniendo controlados los gastos.“Estamos en la última etapa de un acuerdo para el plan tecnológico del proyecto, eliminando los cuellos de botella”, dijo. “En un par de semanas o meses estará listo el modelo de negocios óptimo para los próximos años”, recalcó sobre la faena que está trabajando un plan de optimización en conjunto con los japoneses, lo que derivará en el aumento de producción.

Ya está hecho

Cuando la minera estatal compró Sierra Gorda a la canadiense Quadra FNX Mining en 2011, pagó

US$ 3.000 millones -un récord para una firma polaca en el extranjero-, puede no haber estado preparada para dar ese paso, admitió Domagalski.

En octubre, el ex ministro de Desarrollo se convirtió en el tercer máximo ejecutivo de la minera desde fines de 2015. La reestructuración se produjo en momentos en que el proyecto en Chile fallaba en producir las utilidades previstas, golpeado por la caída en los precios del cobre en el mercado global y cuando la geología demostraba ser más compleja de lo estimado.

“El mayor desafío, que tenía que ser abordado de inmediato, era mejorar la calidad de la administración y reorganizar las operaciones de Sierra Gorda”, afirmó. “Ahora ya está hecho y las perspectivas se ven mejores”, dijo.